Tlf: +34 923 364 310 - Whatsapp: (+34) 618 015 995

sacale-provecho-a-la-competencia-haciendo-benchmarking

Ser diferente en medio de tanta competencia es la clave para sobresalir y posicionarse entre los mejores. ¿Quieres ser excepcionalmente bueno en tu industria? Sácale provecho a la competencia haciendo benchmarking. En Posicionamiento SEO Básico, SEOBasico.com, te enseñaremos cómo emular las acciones que otras empresas han implementado y les están dando buenos resultados.

No te copies, inspírate

El benchmarking no es copiar lo que hacen los demás. No es espiar a la competencia deliberadamente y robar sus ideas. El benchmarking es una herramienta de gestión a través de la cual se ejecuta un proceso técnico con el cual se obtienen información y datos de la competencia directa o indirecta. Luego, los mejoras y aplicas en tu empresa.

Las empresas que investigarás pueden ser de tu sector o de otras industrias. Con el benchmarking obtendrás información que luego compararás con ciertas áreas de tu organización. Pero, esto no queda allí. La intención de esta investigación de competencia es emular las acciones exitosas de las compañías líderes en el mercado.

Hoy en día es complicado ser diferente, más no es imposible. Lograr diferenciarse del resto de la industria es todo un reto. Para ello necesitarás:

  • Indagar y aprender de las otras empresas que están teniendo éxito.
  • Aplicar esas acciones a tu empresa, según sus necesidades y situación.
  • Mejorar constantemente lo que has emulado de tu competencia.

Esta valoración comparativa es el camino hacia la diferenciación tanto en el marketing online como el offline. No es copiar, es tomar las mejores ideas y mejorarlas, adaptándolas a tu plan.

analizar-a-la-competencia

Elige el que más se adapta a ti: Tipos de benchamarketing

En mercadeo se conocen tres tipos de benchmarking: interno, competitivo y funcional. Veamos de qué trata cada uno.

Benchmarking interno: es el que se hace dentro de la empresa. Es decir, si observas que hay un departamento que está teniendo muy buenos resultados es momento de prestar atención a lo que están haciendo. A partir de allí se busca la manera de que los demás departamentos apliquen prácticas similares.

Benchmarking competitivo: se hace cuando la empresa de la que tomaremos las prácticas es competencia directa de nuestra compañía. Es decir, que es de la misma industria en la que funcionamos.

Benchmarking funcional: es la técnica que usamos cuando lo que prima es la práctica que está empleando una empresa, que bien puede ser o no competencia directa. Es común elegir aquellas estrategias usadas por empresas líderes en otra área del mercado.

Hacer benchmarking es una actividad continua que amerita un seguimiento constante. Así como la evaluación de las prácticas que están llevando al éxito a las otras empresas de nuestra competencia, de otras industrias, que son líderes de mercado o no. Pero que en algo están siendo eficaces.

El benchmarking puede ser generalizado o específico. Es decir, puedes tomar las acciones efectivas de otra empresa como un todo. También, puedes determinar el departamento de tu organización que necesita una reingeniería, luego buscar en el sector cuál compañía funciona exitosamente en esa misma área organizacional.

Sácale provecho a la competencia haciendo benchmarking

investigando-a-la-competencia

Te preguntarás ¿cuáles son los pasos que debo seguir para sacarle provecho a la competencia haciendo benchmarking? Pon en práctica los siguientes pasos para que logres este cometido que puedes usar tanto para el marketing online como el offline.

Determina en qué área de la empresa se hará benchmarking

Lo primero que debes hacer para empezar a aplicar el benchmarking es determinar las áreas que someterás a evaluación. Escoge aquellas que quieres mejorar o que a simple vista necesiten un impulso. Una vez que hagas esto buscarás en la competencia las compañías que funcionan correctamente en esos departamentos.

Es común que se someta a benchmarking la atención al cliente, los procesos de producción, las metodologías de trabajo, las tácticas de comercialización. Así como el producto en su totalidad, las políticas de la empresa, entre otras.

Escoge las compañías que analizarás

Luego de haber diagnosticado las áreas o aspectos de tu empresa en las que aplicarás en benchmarking, debes escoger las compañías que analizarás. Recuerda que pueden ser o no tu competencia directa. Hay empresas líderes en otros sectores muy distintos al tuyo de las que vale aprovechar sus estrategias y adaptarlas a tu mercado.

Un ejemplo muy común es querer incrementar las ventas. Para ello, tienes que fijarte en las empresas que tengan una cantidad de ventas muy superiores a las tuyas. O bien, en aquellas compañías que estén empleando una estrategia innovadora en el tipo de bien o servicio que comercializas.

Delimita los datos que necesitas de tus competidores

Una vez que selecciones las organizaciones que analizarás, debes fijar cuál es la información que necesitas. Esta debe estar relacionada con las áreas de tu empresa que requieren del benchmarking para aumentar su rendimiento y productividad.

Es decir, si harás un benchmarking para mejorar el departamento de publicidad, la información que buscarás debe estar relacionada con los mensajes promocionales, medios de difusión, desarrollo de ventas y el target.

Busca los datos que necesitas

Luego de que sepas cuál es la información que necesitas para aplicar el benchmarking, la investigación se hace más fácil. Recurre al punto de origen de cada aspecto, emplea técnicas de obtención de información de acuerdo con los datos que deseas obtener.

Si quieres mejorar la atención al cliente de tu empresa, lo que debes hacer es buscar información acerca de cómo ofrece el servicio tu competencia. Una forma de hacerlo es visitando sus establecimientos y hacerte pasar por un cliente, toma nota de todo lo que hayas detectado. Otra manera es estableciendo comunicación con sus clientes y averiguar su perspectiva sobre este servicio en esa empresa.

Una práctica muy común en el mundo digital es visitar los perfiles sociales de la competencia y leer los comentarios y publicaciones que sus usuarios les han compartido.

Examina los datos que recolectaste

Después de que hayas recogido todos los datos pertinentes, procedes a examinarlos y compararlos con los de tu empresa. No está demás que los compares entre la competencia. Selecciona los más importantes y los que consideres que son indispensables para el buen funcionamiento de tu organización.

Si has inspeccionado las estrategias de marketing de varias empresas, lo mejor que puedes hacer es comparar entre sí los datos que recolectaste. Establece cuáles son los más eficientes y luego compáralos con los de tu empresa. Además, escoge aquellas estrategias que sabes que tu organización puede aplicar porque cuentas con los recursos y tienes la capacidad de asumir esos cambios.

Toma en cuenta las mejores prácticas

Luego de haber estudiado y reconocido los rasgos más importantes de los servicios o productos de la competencia, estas serán tu referencia para hacer las mejoras. Es decir, las adaptarás a lo que ofreces en el mercado, siempre buscando superar a las empresas competidoras. Y por supuesto, tienes que darle un valor añadido que sea el punto diferenciador entre tú y el resto de las organizaciones de tu industria y fuera de ella.

Herramientas para hacer benchmarking

Por ejemplo, si tienes un blog y quieres espiar a tu competencia para escribir mejores posts, te recomendamos usar herramientas para hacer benchmarking. Hay muchas que puedes emplear, aquí te explicaremos tres de ellas.

Share This Story!

About Author

You may also like

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.